Caza en los alrededores de Fuente el Fresno

En las estribaciones de los Montes de Toledo se encuentra ubicado Fuente el Fresno, un paraje rodeado de grandes y extensas fincas, próximo a los Parques Nacionales de las tablas de Daimiel y Cabañeros.

 

Este entorno idílico para el uso y disfrute de la actividad cinegética, hace de La Cancela un alojamiento perfecto para los amantes de la caza.

Escribe Ciudad Real en este buscador y accede al catálogo actualizado de las monterias disponibles en la provincia.

Entre jara y lentisco

Y desde el respeto recíproco que pueda infundir cualquier tipo de actividad cinegética, base y sustento económico de tantas y tantas generaciones y oficios manchegos tales como muleros, rehaleros, cocineros, ojeadores, postores, secretarios... Y sobre todas aquellas personas que escépticas de dicha actividad y aún sin compartir criterios similares, aman al igual que nosotros la naturaleza en pleno estado salvaje, espero que lo que leáis a continuación os anime al menos al simple hecho de poder tener la suerte de disfrutar de un recital de tal magnitud, ahí va...

 

Desde mediados de septiembre y hasta comienzos de la temporada de caza, La Cancela casa rural os ofrece uno de los más sobrecogedores espectáculos de la fauna española. El silencio del campo, a tiempo de vientos finos se turba ante los sonidos de esa potente berrea. El sordo retumbar que emite el ciervo para así atraer a las hembras, que por esta fechas acusan la llamada de su celo.

 

La berrea es un verdadero fenómeno natural tan llamativo como poco conocido. El mero hecho de acercarse a los montes y afamadas fincas que rodean Fuente el Fresno, sentir el candor de las llamadas es, en sí mismo, toda una experiencia.

 

Los ecos recorren cada uno de los rincones del Robledo, los Picones, la Calderina, umbrías y solanas de Ballesteros y los Quiles los verdes, amarillos, e incipientes naranjas del otoño. Es uno de esos pocos momentos en que se puede contemplar la esencia más pura de los grandes machos en estado salvaje.

 

Animales que enamorados, elevan sus cuernas en gestos de fuerza para bramar a los cuatro vientos su sed natural de procreación. Se baten en duelo. Una contienda que se hace necesaria para marcar quien es el más fuerte, de quien es este o acueste espacio, y de ello inferir la pertenencia de los harenes de hembras.

 

Las luchas que enfrentan a los diversos contrincantes, en la defensa de sus pagos y de su grupo de hembras para poder transmitir así sus genes, no son del todo cruentas, ya que aunque golpean sus astas con fuerza, como mucho se quedan engarzados, sin llegar, generalmente a herirse. Con tales gestos de potencia, los machos pretenden demostrar a sus contrincantes su poderío, su autoridad en ese espacio. La lucha suele ser fatigosa, tanto que incluso algunos animales acaban realmente exhaustos. En ocasiones algunos mueren de fatiga tras quedarse enganchados por sus cuernas.

 

Son estos los meses en los que los venados adultos se muestran en su máximo estado de esplendor, cuando lucen sus "armas" altivos y vanidoso a las hembras que se presentan receptivas para la cópula.

 

Son varios días los que enfrentan a los machos en estas luchas sin tregua. Una vez acaba la pugna, el vencedor, el más fuerte puede cubrir a las hembras de su aren en el momento en que estén listas. Estos suponen tales esfuerzos para el macho, que llega al agotamiento extremo. Su cuerpo pierde grasa e incluso son patentes las muestras de flaqueza en su camino.

 

Al amanecer o al caer el sol, sonidos graves, roncos y perlongados acaparan los silencios del campo. Señal de que el otoño está calmando los fuegos del estío, señal de que la vida se abre camino, señal de que comienza una nueva temporada de caza de la que desde La Cancela casa rural, estaremos encantados de atenderte como te mereces...

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© La Cancela Casa Rural